Madres lactantes y el apoyo recibido en el lugar de trabajo

Madres lactantes y el apoyo recibido en el lugar de trabajo

Autora: Darleen Irizarry Rosado, MBA

Coautora: Dra. Rosaliz Santiago Ortega

Universidad del Este

 

Trasfondo

La lactancia ha sido reconocida como el método de alimentación más idóneo para los infantes. En Puerto Rico, al igual que otras jurisdicciones de Estados Unidos y del mundo, se reconoce y protege el derecho de la mujer a amamantar o extraerse leche materna en su lugar de trabajo.  En cuanto a la madre trabajadora, este derecho ha sido reconocido y protegido mediante legislación.

Las madres trabajadoras lactantes en ocasiones no consideran su área de trabajo como una de apoyo al momento de reintegrarse una vez culmina su licencia por maternidad. La literatura establece que las razones más comunes por lo cual las mujeres dejan de amamantar es porque necesitan regresar al trabajo. El artículo Lactancia en el Lugar de Trabajo del 2013 establece en sus hallazgos que las mujeres que trabajan fuera del hogar lactan menos tiempo. El estudio Supporting Breastfeeding in the Workplace del 2015 afirma que los empleadores deben realizar acomodos a las madres que trabajan para que el trabajo no sea una barrera para amamantar a su bebé.

Ante estos planteamientos, se realizó un estudio con el fin de conocer cómo se sienten las madres lactantes en cuanto al apoyo recibido en su lugar de trabajo y las barreras que les impiden lactar a sus hijos hasta el periodo de 12 meses.

El estudio

En la investigación participaron 322 madres trabajadoras lactantes que trabajaban a tiempo completo y a tiempo parcial, en posiciones gerenciales y no gerenciales. La investigación tenía tres (3) objetivos principales. Primero, analizar la percepción que tienen las madres lactantes sobre el apoyo recibido en su lugar de trabajo. Segundo, comparar el apoyo que recibe la madre lactante por parte de la organización, supervisor y compañeros de trabajo. Y tercero, identificar si la madre lactante trabajadora recibe el tiempo adecuado y cuenta con un lugar privado para llevar a cabo la extracción de leche. Los resultados presentan conclusiones más que interesantes.

Hallazgos

Los hallazgos encontrados establecen que la percepción que tienen las madres trabajadoras lactantes en cuanto al apoyo recibido en el lugar de trabajo es positivo. El 64.4% de las participantes afirmó que las empresas para las cuales trabajan tienen políticas establecidas de lactancia en el lugar de trabajo. Por otra parte 174 participantes (54%) afirmaron que no cuentan en su lugar de trabajo con un lugar para llevar a cabo sus extracciones de leche materna. El 54.7% de las encuestadas contaba con información de como combinar la lactancia y el trabajo.

Un 54.3% de las participantes se sentían apoyadas por su jefe en continuar la lactancia en el lugar de trabajo. La literatura nos afirma que el gerente es el responsable de brindar a la madre lactante el apoyo que necesita en el lugar de trabajo, hacer que se cumpla con las políticas establecidas al igual que orientar a los compañeros de trabajo sobre este proceso.

En cuanto a los periodos de tiempo para llevar acabo las extracciones de leche durante la jornada laboral, 221 encuestadas (68.7%) estaban muy de acuerdo con los ajustes de horario que realizaron para poder tomar pausas durante sus horas de trabajo y lograr realizar sus extracciones de leche; sin embargo 101 participantes (31.4%) estaban muy en desacuerdo con las pausas que podían realizar en su lugar de trabajo para llevar a cabo sus extracciones de leche durante su jornada laboral.

Debemos tener presente que las madres lactantes a tiempo completo tienen el derecho de tomar el periodo de 1 hora para llevar a cabo sus extracciones de leche materna; esta hora se puede distribuir en dos periodos de 30 minutos o en tres periodos de 20 minutos. Inclusive, en la recién aprobada “Ley de Transformación y Flexibilidad Laboral”, Ley 4-2017, en la cual se le reconoció este derecho a la mujer que trabaja a tiempo parcial las cuales cuentan con 30 minutos de lactancia por cada 4 horas de trabajo.

Conclusiones

Se concluyó en este estudio que la percepción de las madres lactantes en cuanto al apoyo recibido a nivel general en el lugar de trabajo es positiva, al igual que el apoyo recibido por parte de la organización, jefatura y compañeros de trabajo.

Por otra parte, un dato que llama la atención es que 174 participantes (54%) contestaron que no cuentan en su lugar de trabajo con un lugar para llevar a cabo sus extracciones de leche materna. Estos resultados son alarmantes ya que la ley 427 del 2000 establece que el patrono debe proveer un “lugar habilitado” para extraerse la leche materna. En adición la Ley Núm. 4-2017 añade que dichos lugares “deberán garantizar a la madre lactante privacidad, seguridad e higiene”, y el lugar debe contar con tomas eléctricas y ventilación.

Implicaciones

l estudio presentó la importancia de conocer la percepción de las madres lactantes en el lugar de trabajo y como la empresa, supervisores y compañeros de trabajo influyen para que la madre logre una lactancia exitosa una vez se integra a su área de trabajo. El estudio demostró que muchas empresas no respaldan el potencial de las madres lactantes trabajadoras ya que carecen de lugares habilitados para extraerse la leche materna lo que afecta que las madres trabajadores continúen con la lactancia.

En conclusión, el estudio presenta evidencia que el apoyo por parte de la organización juega un papel fundamental en el proceso para que la madre lactante pueda integrar la lactancia y el trabajo. Es importante destacar el rol de Recursos Humanos en la implementación de políticas sobre la lactancia guiadas por la legislación vigente ya que una organización que promueve y apoya la lactancia logra mayor satisfacción de sus empleadas al poder combinar el trabajo con la maternidad y mayor fidelidad de las mujeres trabajadoras para con su empresa como gratitud a su colaboración y sensibilidad.

*La autora Darleen Irizarry Rosado, es egresada del Programa de Maestría en

Recursos Humanos de la IEN Business School en la UNE y la Co-autora es la Dra. Rosaliz Santiago Ortega, Catedrática Auxiliar de la IEN Business School, Universidad del Este.