Cuando la reestructuración es inminente